domingo, 6 de agosto de 2017

Para disfrutar de la alegria

"Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que tú quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura."
Jaime Sabines (Espero curarme de ti)

Ahora me despido de ti.
Anticipo estas palabras y pongo tu nombre de remitente;
palabras que nunca se dijeron
en esas imposibles tardes en las que no caminamos juntos
ni juntos miramos al río que me vio nacer
ni juntos escuchamos al mar en el que encontraste tu risa,
ni juntamos lo que podríamos haber juntado
para escribir una estación de bríos y asombro,
con su propia nostalgia y la probable melancolía
por esas cosas que, acaso, alguna vez,
cada quien extrañaría en su propio destino.

Me despido de ti
para disfrutar de la alegría que siente mi corazón al mirarte;
y sí, sin arrepentirme de estos lugares comunes
en los que a solas te puedo hallar
porque allí estás tú, en ese simulacro que fue conocerte,
en esta distancia de haber hablado contigo apenas,
en esta desazón de ignorarnos mutuamente,
en esa dificultad de juntar los vocablos necesarios
para llegarme a ti y pedirte disculpas y decirte “buenos días”,
“buenas tardes”, “ que tengas una linda noche”.

Me despido
y le abro la puerta al tiempo
para que me arrebate de a poco esta emoción,
este grito que ya no es desesperado,
que ya no me desgarra,
que ya no me lleva a la agonía de verte no más de lejos;
no, le abro la puerta al tiempo
para que se lleve todo el bien que me haces,
para que pueda alguna vez recordarte
y saber, constatar, que en mí el amor es posible…
aunque ajeno
aunque distante
aunque sólo mío
aunque a destiempo
aunque sin llegar a ser cuerpo...
aunque alguien, que no serás tú, aparte sus ojos de está página,
ponga mi nombre de remitente y le abra también la puerta al tiempo 
para que lleve consigo una despedida.


sábado, 5 de agosto de 2017

Peregrina

Apéate en mí, 
sé la peregrina que se guarece del mundo 
y encuentra en mí una breve noche… 
para tu silencio tengo el cálido pliegue de la lumbre 
y la anquilosada quietud del hastío. 

Pero no te quedes, sigue por la mañana a toda a prisa 
y haz que estas palabras a una estación posible pertenezcan. 
(2015)


Foto tomada de: http://loving-owls.blogspot.com/2013/12/pasiones.html


lunes, 24 de julio de 2017

Palabra estremecida bajo la lluvia

¿Por qué me dueles tanto
palabra estremecida bajo la lluvia,
rincón aterido del asfalto,
huella primigenia de la ciudad dormida,
tránsito del ayer hacia la estación, todavía nueva,
de esa mirada que soslaya el porvenir
y convierte en recuerdo la caricia no acontecida?

Y así llegó de nuevo el aroma de tu venida,
para otra vida, para otro ayer
construido con la sombra de tus manos tocando un rostro,
entre las sombras despiertas de una almohada
en la que yace el sueño que no fuimos,
y que se pierde por debajo de ese nuevo sueño en el que eres
el aliento de otra boca, la voz de otros decires.

Me queda entonces la ciudad por siempre
y el recorrido de mi cuerpo bajo la tormenta,
bajo el abrigo de los soportales que me llevan hacia el río,
viejo dios, en el que naufragan estas palabras...


(Porque sólo en tu ausencia se pronuncian y te hablan)

imagen tomada de: http://www.eltelegrafo.com.ec/media/k2/items/cache/d4f7213bdf75c739d760c7f064a79571_XL.jpg